dav


 
 
Hablemos de Turismo (dorado, azul y verde)
SÁBADO,
 
Quien en su momento predijera, con mi sonada oposición siempre, que el turismo de sol y playa desaparecería pronto, debería tragarse sus palabras. Además, todas esas insensateces que muchas veces se han dicho desde foros públicos para atajar la falta de profesionalidad de quienes a veces dirigen la mayor fuente de nuestros ingresos deberían estar muy castigadas, al menos con votos. Sí, la verdad es que no encontramos ninguna propuesta valiente y emprendedora, innovadora y atractiva, ilusionante y removedora de estructuras en nuestro turismo. Supongo que pretenderán hacerlo bien, y hacen lo que pueden o saben que casi siempre es nada o casi nada.
Arenas doradas, aguas azules y sentimientos verdes, ¿qué les parece? No es mío, pero casi. E igualmente quiero transmitirlo. A veces reto a quien me habla del pasado a que se sitúe cuarenta años atrás y desde esa plataforma de los sesenta dorados me señalara unos veinte destinos turísticos consolidados importantes: NY, Côte Azur, London, París, Acapulco, HK, Costa Brava, Mallorca, y ahí, se encallan, nadie llega a diez. Quizás sumando invierno, algún listo llega a más.
Hoy, queridos, somos más de mil destinos sólidos y competidores, quizás más, ya que la obsolescencia en destinos es variante, tan rápidamente como la informática o casi. Cada día nacen nuevos destinos, apoyados por transportes y voluntad financiera, además de servicio extremo y calidad ultracompetitiva. Pero Tailandia, Dominicana, Ribera Maya, México en sí, Cuba, Miami, el Caribe entero, Túnez, Marruecos, y un gran grupo que incluye a Cabo Verde, Senegal, Gambia, Mauritius, Seycheles, Malvidas, y sigue y sigue. Todo esto desmiente total y claramente que a la gente no le guste o tenga miedo a la playa. Mienten quienes lo aseveran. Seguramente quieren además algo de otra cosa combinada, pero el destino estrella es la playa, el sol, el calor y los espacios abiertos con mar cercano, y así es porque es así.
Claro que tenemos que competir con arenas doradas, y hay muchas, con azules aguas cristalinas y cálidas, y hay también muchas, y con sentimientos verdes, y aquí tenemos que aprender mucho. Yo añadiría servicio extremo, delicado y dedicado, atención específica.
La vida no es fácil, el mundo es duro. A trabajar, volvamos a trabajar cada día, cada semana mes y año y a dejarnos de zarandajas y pretender que nos regalen nada.
A reflexionar.
L.M. Soriano

0 comentarios:

Publicar un comentario