Hablemos de Economia.Errores Mortales


                                                                      HABLEMOS DE ECONOMIA.- Errores Mortales   .L. Soriano

La actividad de gobernar tiene sus servidumbres. No solo es “soportar el peso de la púrpura”, sino que casi siempre la historia les pasa factura si yerran o les elevan a la gloria si aciertan. En la era de Internet, es mucho más difícil eludir las “responsabilidades” de una gestión y los resultados se enfocan, se difunden y se debaten públicamente. Esto hace que el nivel de falsedad de los discursos y de los actos de gobierno se eleve. Ya que de lo que se trata es de que la imagen se preserve y se pueda permanecer en el poder o alcanzarlo, que es lo único que de verdad importa en estos tiempos a la clase política entera.

En el caso que nos ocupa, ya que ellos gobiernan, y que gracias a los trágicos errores de ZP han conseguido un mandato absoluto, el cerro de errores que a su vez cometen, han cometido y seguramente parece, seguirán cometiendo nos destruirá como país, como sociedad y como nación. Tenemos muy difícil recuperar las tres patas del débil banco que conformaban nuestra nación hace unos años.                                                                                                                   Arriban al poder los actuales gobernantes de la única manera que podían llegar, obviando los desastres anteriores, sin denunciarlos y sin presionar para remediarlo. “Arriola´s plan”, consistía en “que se hunda España, que ya la levantaremos”, pero nosotros de perfil. Sin que nada se denuncie y pasando desapercibidos, el poder nos caerá. Y les cayó encima. Y nos cayeron encima. Ellos solo quieren el poder y gobernar. Si no denunciaron lo anterior o no cambiar lo necesario ahora, creen que les puede mantener en el machito, no se van a mover por mucho que les digan y digamos. Y este gobierno no quiere pasar a la historia como el que decretó el despido libre o como el que terminó con el elefantiásico empleo no productivo, o se cargó a las empresas públicas. Y, como por cobardía no las disolvió o minimizó, tampoco  limita el gasto de las Autonomías a lo que puedan recaudar sin cercenar la economía. Vamos ni muerto firmara esos decretos Rajoy. Hasta el Primer Ministro Italiano, tan izquierdoso él, se ha inventado una excusa para decapitar al monstruo burocrático. Según su opinión “los trabajadores no pueden soportar sobre sus espaldas el mantenimiento de tan gran, inoperante y derrochador  Estado”                                                                                              Sin embargo, y en mi líneas de rogarles e incitarles a la reflexión les quiero hacer un apunte. Si lo que están haciendo es lo que de verdad creen que deben de hacer, y es muy probable que así lo crean ya que las consecuencias de lo que están haciendo les perjudica enormemente y son tan graves que no podemos pensar que no crean que son las mejores salvando sus intereses propios, por supuesto, algo mas deberían de tener en cuenta.                          El orden y las prioridades. Si a este gobierno que puede hacer casi de todo con sus escaños, se le hubiese ocurrido hacer lo que está haciendo después de hacer lo que tendrá que hacer sin ninguna duda, nos habría hecho un enorme favor y quizás se podría haber asegurado una segunda mayoría.    Pero ni siquiera por eso, lo han acertado. O dan por seguro que se van en menos de tres años y le dejan al que venga con lo que ellos creen que es el “marrón”, o su estupidez melindrosa les impide pensar en nada que no sea su autoprotección como especie.                                                                               Se imaginan que si en vez de cargarse a millón y medio de contribuyentes productivos, de haber cerrado unas 300.000 empresas y autónomos, también productivos, con sus medidas fiscales y su falta de valor para atajar  los problemas que atrapan a la contratación y empleo, hubiesen empezado por disminuir el gasto Publico, que no el social. Si manteniendo o mimando a los empleadores, reales o potenciales, aumentándolos en suma, hubiesen equilibrado las cuentas  de otra manera, a saber: eliminando burocracia, bajando impuestos en serio y en serie, terminando con las subvenciones a sindicatos, patronales y elementos subvencionados, reduciendo gastos superfluos-casi todos- elevando a rigor y escrupulosidad máxima el uso de los fondos públicos, no solo mantendría y subiría los ingresos si no que rebajaría el gasto hasta la mitad. Con lo cual en tres años la pesadilla ZP estaría superada y volveríamos a ser un país decentemente saneado. Matar a los que generan, cotizan, y a portan al presupuesto, en pro de sostener a los que viven del mismo, es de un absurdo patológico y da la talla intelectual y moral de quienes nos gobiernan. Podría ahondar en la cuestión “a mayor abundamiento”, pero lo creo innecesario, ya que les considero atentos y capaces para discernir lo que a  ellos por absurdas y erradas razones de supervivencia  y permanencia en el poder, les resulta imposible absolutamente. A reflexionar.

0 comentarios:

Publicar un comentario