Laffer





CURVA DE LAFFER.-
Diseñada por el economista Arthur Betz Laffer, defiende que, en ocasiones, es precisamente, con rebajas fiscales como se recauda más. La curva de Laffer se apoya en un sencillo dibujo: una U invertida, en un diagrama que coloca el tipo impositivo en el eje de abscisas, y la recaudación en el de ordenadas. La curva de Laffer relaciona niveles de recaudación con el aumento de impuestos. Si medimos el aumento del impuesto, a través de un tipo impositivo medio t, tendríamos una curva con ésta forma:
Cuando el tipo impositivo es t1, la recaudación, al aplicar ese tipo sobre la renta, será una cantidad positiva mayor que cero (concretamente R1). Si aumentamos el tipo, la recaudación seguirá creciendo hasta alcanzar un máximo en R2, para un tipo t2. A partir de ese punto, cualquier intento del gobierno para elevar los impuestos (tipo impositivo), se traducirá, paradójicamente, en un descenso de la cantidad recaudada. Nótese que para t3 la recaudación ha caído hasta R3. Es decir, habrá un momento a partir del cual el tipo se considere tan alto, que los contribuyentes comenzarán a dejar de pagar impuestos -será más rentable el fraude o el ocio, que la inversión o el trabajo- hasta llegar a un punto (cuando la curva de Laffer toca el eje de abscisas) en el que, con un gravamen del 100%, no se consigue ingresar nada.
La curva de Laffer ha suscitado multitud de críticas, principalmente debido a la dificultad de su conocimiento empírico, ya que se desconoce el punto de la curva en que se encuentra una economía o, lo que es lo mismo, no se conoce cuál es el tipo de gravamen óptimo (t2) que nos proporciona el mayor nivel de recaudación posible. Los críticos de la curva sostienen que, en EEUU en la década de los años 80, Reagan bajó los impuestos y no aumentó la recaudación y en cambio los gobiernos que siguieron a Reagan, presididos por George Bush padre y Bill Clinton, subieron los impuestos y aumentó la recaudación. Pero en este caso la curva de Laffer sigue siendo cierta, porque, como hemos indicado, hay un momento a partir del cual la disminución de los tipos impositivos supone una caída de la recaudación. La curva de Laffer pretende demostrar algo que parece obvio: no por elevar los impuestos, necesariamente se va a recaudar más. Y también su contrario: no por bajar los impuestos se va a recaudar menos. Islandia, por ejemplo, proporcionó una demostración interesante de la curva de Laffer. De 1991 a 2001, con el tipo impositivo cayendo gradualmente desde el 45% hasta el 18% los ingresos fiscales se triplicaron. Desde 2001 los ingresos se han vuelto a triplicar. Mientras tanto la economía islandesa crece a una tasa media del 4%. Arthur Laffer dibujó esta curva en una servilleta. Fue en una cena en el restaurante Two Continents, de Washington, en los años setenta. Laffer fue invitado Dick Cheney, jefe de Gabinete del entonces presidente Gerald Ford. Laffer trataba de explicar al asesor de la Casa Blanca las ventajas de una rebaja fiscal y para ilustrar sus ideas, tiró de una servilleta, y dibujó su famosa gráfica. En 1989, The Wall Street Journal incluyó a Laffer entre las personas que más influyeron en el periódico. En 1999, la revista Time señaló que la curva de Laffer era uno de los grandes avances que impulsaron la economía del siglo XX. ¿Y qué fue de la servilleta? Está depositada en una vitrina en el Bookings Institution (Washington).
En resumen la curva de Laffer se basa en la hipótesis de que, cuando la presión fiscal es muy alta, la rebaja de impuestos introduce incentivos en la economía, que se traducen en que la gente trabaja más o se pasa de la economía sumergida a la economía legal, con el consiguiente aumento de la inversión, el empleo y el consumo. El Estado además recaudará más, al mismo tiempo que aumenta la renta disponible de los ciudadanos.
Por cierto hay un catalán que se adelantó a Laffer:
Laureano de Figuerola
¿A QUIÉN SE LE OCURRIÓ LA CURVA DE LAFFER?
Nos preguntábamos,
en este blog de economía (18 de junio) si era cierto que fue un español el primero que intuyó la existencia de la Curva de Laffer. Si recordáis la famosa Curva de Laffer se basa en la hipótesis de que, cuando la presión fiscal es muy alta, la rebaja de impuestos introduce incentivos en la economía, que se traducen en que la gente trabaja más o se pasa de la economía sumergida a la economía legal, con el consiguiente aumento de la inversión, el empleo y el consumo. Como consecuencia el Estado recaudará más, al mismo tiempo que aumenta la renta disponible de los ciudadanos.
Después de mucho investigar, buscar y preguntar me encontré con Laureano Figuerola (1816-1903), un catalán que fue ministro de Hacienda en el siglo XIX y que tiene una historia interesantísima y controvertida. Acabo de leer un libro (escrito en castellano y catalán), coordinado por mi amigo y maestro Josep Jané Solà titulado “LAUREÁ FIGUEROLA I LA PESSETA” (Societat Catalana d´Economia, 2003.). En el libro se pone de manifiesto que Figuerola fue famoso, entre otras cosas, por dos hechos históricos: inventó la peseta e introdujo el arancel de 1869. Aquí nos vamos a referir exclusivamente al arancel, otro día escribiré sobre la peseta. El arancel, introducido por Figuerola, suponía una reducción arancelaria y, por tanto, una apertura hacia el exterior de la economía española.
El arancel de Figuerola tenía una doble finalidad. 1ª) Por una parte, la reducción de la fiscalidad sobre las importaciones, debía servir para ayudar a modernizar la estructura productiva española; así se rebajaban los aranceles sobre los bienes de equipo y las materias primas (principales importaciones españolas) para que eso permitiera que los empresarios más eficientes modernizasen sus estructuras productivas y, por consiguiente, redujeran sus costes de producción. Además, en el medio plazo, el arancel liberalizador o moderadamente librecambista, debía ser un estímulo para la competencia, porque para Figuerola la competencia era un factor esencial para el crecimiento económico. La competencia obligaba a que los agentes estuvieran vigilantes y atentos y modernizasen continuadamente su estructura productiva. De modo que la reducción arancelaria permitía a través de la modernización de las empresas un estímulo a la competencia lo que significó un aumento en el crecimiento económico.
2ª) Por otra parte el menor arancel servía paradójicamente como elemento para obtener mayores recursos para la Hacienda Pública. Es decir, el mayor crecimiento económico acarreaba una mayor importación y como consecuencia mayores ingresos fiscales. Y es aquí donde aparece la
curva de Laffer
pero en una época muy anterior a Laffer. Una época en que los aranceles eran una importante fuente de ingresos fiscales. El arancel se puede definir como un impuesto indirecto que grava las importaciones. La recaudación arancelaria será igual al tipo impositivo arancelario multiplicado por las importaciones. Si los aranceles a la importación son muy altos el efecto producido será un encarecimiento de las importaciones y, por tanto, reducción de las importaciones que puede ser superior al efecto recaudatorio del aumento del arancel, con lo que podemos hablar de una situación en la que "la avaricia rompe el saco". La extralimitación en el afán recaudatorio por parte del Gobierno lleva de hecho a que se paralicen las importaciones y con ello los ingresos fiscales. En cambio, aunque parezca paradójico y tal como previó Laureano Figuerola, los ingresos arancelarios suelen ser mayores cuando los aranceles son bajos y las importaciones altas.
Figuerola (al igual que otros librecambistas del siglo XIX) tenían una enorme confianza en que los aranceles bajos, al estimular el comercio en general (exportaciones e importaciones), obtenían más crecimiento económico y más ingresos fiscales para la Hacienda Pública que los aranceles elevados. Es mas, tal como hemos señalado más arriba, los aranceles prohibitivos no generaban recaudación, en cambio, los aranceles bajos, aumentaban la recaudación (curva de Laffer). De esta forma Figuerola pudo conseguir, por medio del arancel más bajo, los recursos que la Hacienda Pública necesitaba. Una idea bastante parecida a la de la curva de Laffer. ¿Inventó Figuerola la curva de Laffer?

 

0 comentarios:

Publicar un comentario