V I G I L A N T E S. - L Soriano.- 
                                                                                                                                      
                                                                                                                          
                                                                                                                                                                                                                                                                 




El genial Borges, aquel que decía que la democracia “es un abuso de la estadística”, aludiendo a los pocos votos que en realidad  sacan los que nos gobiernan, sin pudor alguno por ser tan minoría, ya nos  advirtió en su poema:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Dios  mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza”?

El poeta romano Juvenal, también esbozaba sus temores en su observación«¿Quis custodiet ipsos custodes?», traducido por,  quien vigila a los vigilantes.

Sinceramente lo que ocurre en este país donde al parecer hay licencia para robar en toda la Elite Funcionarial, Institucional y Administrativa, desde pequeños hurtos hasta inmensos latrocinios, pasando por tramas organizadas para recolectar dinero de manera fraudulenta y mezquina, es inconcebible. Dinero que luego falta para los gastos sociales, y para las atenciones, pensiones, y demás necesidades imperiosas que sufre nuestro país, donde Caritas es el eje fundamental donde gira  la asistencia social.  Y que además es causa de que surjan movimientos totalitarios a todos vientos  y que incita a pensar en otros sistemas y en otros modelos demostrados peligrosos a lo largo de la historia con cientos de millones de muertos, sacrificios de generaciones completas, reeducaciones, torturas y experimentos sociales de una infinita crueldad. Y es inaudito porque existen controles varios, sesudos y muy bien remunerados para evitar los desmanes de los regidores, gobernantes o responsables institucionales. Y además esta la Implacable Hacienda Pública, que omnipotente, ve todo lo que quiere ver, aunque se ciegue con lo que no es de su interés. Pero al parecer, los balances que se revisan, los ingresos que se fiscalizan, los “errores” que se localizan, solo corresponden a los que no hemos pagado las correspondientes “bulas”, o adquirido ciertos privilegios de casta, secta o clan, camarilla, facción o grupo. El Banco de España, regido en su día por el secuaz esbirro de ZP, El Mafo, ha sido el mayor responsable de nuestra crisis, y se ha ido sin pasar por el castigo a sus desmanes por omisión al menos. Su labor era supervisar el juego justo de la economía, el “in vigilando” y  la protección de la ciudadanía a todos los niveles para que sus transacciones y actividades económicas fueran legitimas, transparentes y justas. Lo de Bankia y su salida a bolsa mintiendo, ocultando y manipulando información, balances e informes, ¿no tenía a una CNMV rigurosa y vigilante, tan escrupulosa ella en lo que se refiere a empresas privadas que no manejan influencias en las altas esferas y tan laxa en este y otros similares casos? ¿Como es que la normativa que regula los prestamos, sobre todo los hipotecarios, no ha cambiado, aun a sabiendas de que es oscuro, perverso, malo en sí mismo y de muy complicada solución cuando surgen los problemas? ¿Como es que la Banca y otras entidades financieras, a las que había que “salvar” por el bien de España, “pueden” y de suyo actúan a su libre conveniencia porque  legalmente es licito hacerlo, ya que el estado hace la vista gorda para que les financien esa deuda elefantiásica que han contraído en nuestro nombre y que ha asolado los fondos de reservas y pensiones. Y que hoy y ahora todo eso continua sin pudor y sin freno? Quizás hubiese sido mejor que nos “intervinieran”, y al menos pusieran al descubierto a los ladrones, corruptos y prevaricadores, y al no tener nada que “negociar” con ellos, ahora no estarían libres, algunos aun con escolta, y quizás  hubiesen devuelto parte de lo expoliado.  Esa Troika a la que se le tenía pánico, y que se presume como merito el  evitar su venida, ¿quizás fuese España un país que la necesitara indispensablemente? Esas tarjetas B, con esos curiosos gastos en ellas cargados y con soporte contable en “deudas y quebrantos”, que distintas son de las que nos tachan los inspectores cuando no se ajustan al criterio riguroso que se nos aplica a los  contribuyentes “mortales” y que nos revocan con paralelas, multas, sanciones, recargos y hierro candente. Qué cosas, que todas las de “ellos” pasaran inadvertidas y “colaran” a los ojos de los espabilados, diligentes  y activos controladores. Los incrementos en los presupuestos, y adjudicaciones, los sobrecostes en las adjudicaciones, y los “flecos” de la Obra pública tan llamativos y de tanta envergadura, ni uno hubo que atajar. No entiendo cómo se atreven a cobrarnos los impuestos ni como no nos bajan los combustibles, ni como no nos piden perdón, dimiten todos, devuelven lo estafado y se dedican a trabajar como privados para intentar producir al menos una decima parte de lo que han depredado. Sera condición humana, quizás agravada por la españolidad, pero lo que es  cierto es que conlleva una falta de dignidad que da miedo y ahoga en vergüenza.   Ellos no se controlaran.                A Reflexionar.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario