corruptio






CORRUPCION.- Una de cada clase.              L. Soriano




Lamento si hiero alguna sensibilidad, pero creo que no hay en este país, Ningún político no corrupto. Sé que me repito, pero por acción u omisión, Todos lo son o están de alguna manera implicados. Sin embargo, aunque se trate de una percepción, a la cual no puedo admitir refutación, tratare de argumentarlo por sobrado argumentario al que acudir. Observen el caso Pujol. Aun en la calle todos. Sinceramente, sin esconderse tras las machangadas de presunciones, ya que hasta el mismo Capo se ha visto obligado a aceptar lo evidente, creo que nadie en Cataluña, que este en las instituciones o en la vida pública, semipública o privada de cierta implicación, desconocía las andanzas del Ubú. Cómplices a miles, pero, conocedores, y consentidores, todos los demás. No me vengan los “Sormariadelamorhermoso” a decirme que no generalicemos, y se escondan en que no “todos” son iguales. No, es cierto que los haya peores, pero ninguno se libra ni son mejores por solo callar. La obligación de denunciar es preceptiva en cargos públicos, cualquier anomalía detectada en comportamientos desviados o mala praxis debe ser puesta en conocimiento. Se puede hacer con prudencia, recabar pruebas, negociar la denuncia para quedar al margen, miles de opciones. Menos la de callar como cadáver maloliente. En occidente normalmente no hay inspectores, los compañeros son los que “denuncian” al Infractor o “listillo”, el corporativismo es a otros niveles. En nuestro país eso es “chivatismo”, muy mal visto en nuestra cultura latina. Así que unos a callar y otros a comprar silencios. Los controladores que los hay, ¿como no iba a haberlos?, están por dejar pasar y no dar lata unos y otros a taparlo  directamente.  Por tanto pues, hay que regenerarlo todo. Absolutamente todo. He esperado durante lustros que Banqueros, empresarios, políticos, ex presidentes o funcionarios de altas instituciones nos “salvaran” y denunciaran la ciénaga corrupta que anega todo. No, ni ninguno, ha traicionado la “omertá”. Más allá de lo que la camorra Siciliana llevaría esa ley mafiosa no escrita del silencio absoluto. Claro que, y solo por poner un corto ejemplo, incluso en los excrementos, decía Baccina y Ponce, “hay categorías y clases, modos y formas, aspectos y olores. Los de los Reyes que comen lo mejor, y la de los marineros del Maluco que comen rata y cuero”. Me explicare o al menos lo intentare. La corrupción del PP, es como todo lo suyo, elitista, con carrera y oposición, de corbata. Desprecian a todos de manera vil y arrogantemente soberbia, y se lo llevan crudo y a paladas de cienmillones, unos pocos de ellos únicamente. Es una corrupción “poco social”. La de Juan Palomo. Los demás que “se jodan y bailen”. Implica pues mucha corrupción taifada con satrapías de a tres o cuatro muy repartidas por la piel de Toro. Pero beneficia a pocos gatos y dos perros. Y el botín nunca aparece. La  de los nacionalistas, es de reparto introvertido. Y el silencio hiela el ambiente. El que hable es laminado social, fiscal y culturalmente. La cañonera mediatica Localista en poder del One, es tremenda y da miedo. La coima o convoluto adjudicado a dos o tres bizcochables figuras de la variada oposición como medida primera, les permite el salvoconducto para sus fechorías con la opacidad, inmunidad e impunidad que les proporciona los beneficiarios del canon pagado. Son listos para el delito y la propaganda, así como generosos con el silente testigo. El tesoro pirata aparece en parte pero no se devuelve jamás. Por último, en este reducido ejemplo de división simple, se sitúa la “corrupción comunal”. Bestiales cantidades, pero repartidas entre decenas de miles de ciudadanos. Vgr. Eres de Andalucía. 4.000 millones de euros y aumentando. 200 detenidos, 500 imbricados, entre 500.000 beneficiarios (votantes seguro) clientelares del socialista de turno. Un puñadito para cada uno y siempre cuidados por el “comisario” de barrio. La bolsa esta “sulfatada” entre mucha gente y diluida en comida y juerga. La lluvia fina.




Mientras “se pueda” ejercer la corrupción, esta aparecerá en cada esquina para llevarse el fruto del trabajo, de nuestro trabajo, de los que trabajamos. Las instituciones que deben controlar no solo no hacen nada sino que se aprovechan para trincar lo que más puedan antes de entregar la cuchara. Tributaria, Banco de España, CNMV, UDEF etc. Vergonzosas actuaciones sesgadas donde siempre pierde el ciudadano, ya que recuperar no se recupera nada de lo estafado y menos de los “sobrecostes” aplicados. Eligen políticamente a uno entre mil, lo exhiben de trofeo, distraen la atención mientras la Gran Corrupción con nocturnidad, se lleva ríos de utilidades, soterrada, silenciosamente. Pero aun así, el trofeo, no nos devuelve nada, ni confiesa, ni aclara nada. Y se acusa al ciudadano de “sumergido” de dar poca sangre para satisfacer a los vampiros. Ah, !ahí está, esa es la causa! Que pagamos poco, no que ellos gastan, roban, malversan y estafan, mucho, mucho mas de lo que se puede soportar destruyendo la economía real. Y los medios, corean, “sumergidos pagar”, así se podrá gastar mas. No se establece “gastar lo que se tiene sino recaudar lo que se gaste”. Gastar y endeudarse en Megalomanías, innecesarias las mas veces para nosotros pero, con jugosas recompensas para unos cuantos de todo color, eso sí. La corrupción es por si misma una partida económica importantisima que mueve consumo y gasto, negocio y beneficios al gastar y derrochar los corruptos su dinero. Si denunciamos se esconde, si los dejamos llenan los muelles de Yates, los garajes de altas gamas, los terrenos de casas lindas ajardinadas. Pero solo ellos disfrutan del todo, al final nosotros les pagaremos sus deudas contraídas en hipotecas impagables y en créditos vencidos. Sin haber disfrutado de las mieles de “su éxito”. Como Como podrán suponer, arreglar esto que esta incrustado en los genes, requiere intervención divina y 500 años. Y ni seguro estoy. Pero como decía Lao Tse, "el camino de mil millas empieza con un simple paso". A reflexionar









0 comentarios:

Publicar un comentario