Que se sepa


Que Se Sepa.                                                                                                                                                          L. Soriano

El empecinamiento que muestra la clase político-funcionarial en mantener las circunstancias que aplastan la economía, la libre empresa y el desarrollo, es cuando menos desconcertante.  No hay ningún grupo político que promueva  soluciones reales para que la economía crezca, el paro desaparezca y el desarrollo se produzca. Curioso ¿no es cierto? Es como si tuviesen miedo que la gente no dependiera de ellos para sobrevivir o vivir algo mejor. Esta clarísimo que con estas leyes laborales, con este sistema de seguridad social, con este nivel real de presión fiscal que ejercen  CINCO administraciones, y con el traspaso de innumerables obligaciones del Estado a los empresarios, autónomos y profesionales, no saldremos jamás del chapoteo en la miseria. Este elefantiásico  estado en gran parte corrupto y organizado para saquear las arcas públicas, donde todos sus miembros, por comisión u omisión, son culpables o cómplices, está empeñado en mantenernos sometidos mientras succiona de todo lo que se mueve o repta.      Y lo hace sin importarle si arruina, si colapsa o si destruye cualquier brote de independencia, libertad o prosperidad económica y comercial que no sea "relacionada" con él. Además de extorsionarnos nos mienten de manera perversa y retorcida. Cuando no estamos en "burbuja electoral", nos machacan con mensajes goebelsianos de repetición de patrañas imposibles de que jamás se cumplan pero que calan entre los que gritan "miénteme" y le gritan a quien les advierte.  Como quiera que la mayoría de los experimentadores sociales  que infectan este país y que mayormente pertenecen a la llamada "izquierda" copan los puestos mejor remunerados de la administración torticera que padecemos, los resultados de sus quimeras llevados a la práctica, cuando tocan poder son letales. La llamada derecha política, meliflua y temerosa pero igualmente desviada y preñada de corrupción "bruta", tampoco aporta nada bueno a este país. Nunca lo ha hecho y ahora con mayoría absoluta no ha movido ni un dedo para cambiar los desastres del anterior gobierno de signo y modos, que sufrimos con desesperación. Así no es de extrañar que la "campaña" de demonización de la clase empresarial, profesional y autónomos sea una constante en la vida española. Al autónomo , en vías de extinción, solamente en los últimos 8 años han desaparecido un millón, se les alaba en público y se le asesina en privado. No le dan derechos, ni vacaciones, ni paro ni pagas, ni "bajas", y la cuota es francamente impagable. Es la clase mas y mayor "puenteada" de la sociedad española. Y es que quieren exterminarlos. Cuesta mucho controlarlos, no se les retiene en el origen, defraudan  y se "escaquean" de las obligaciones fiscales. No les interesamos. Nos obligan a ser administradores de pequeñísimas empresas, pero sin derechos algunos. Ni nuestros familiares  pueden trabajar en ellas, nos obligan a pagar una cuota tremenda mensual a cambio de recibir nada y de ningún derecho social. Las medicinas nos cuestan el 40% de un precio que no podemos ni discutir. Es un hecho que no quieren que los autónomos prosperen, sino que se extingan.  Les es mas fácil controlarlos en una esfera empresarial reteniéndoles en el origen. Los abogados a grandes Bufetes, y se les controla desde una plataforma. Y los médicos a grandes Hospitales que les protegen con seguros de reclamaciones, les facilitan instrumental  carísimo y clientela. Los comercios y los bares, se agrupan para comprar mejor, mover personal y protegerse con los grandes números. Hacienda contenta porque de una tacada controla a cien o a mil,  en vez de uno a uno. Y aquellos no defraudan casi nada. Pero, y los impuestos, ¿de dónde creen los indocumentados gritones que salen los flujos recaudatorios? Los empleados públicos, funcionarios y asimilados NO pagan impuestos.                                       No se me alboroten, que me explico. Los detrimentos llamados impuestos que se les hurtan a los empleados cuyo salario o remuneración proviene de lo que le salda el sector Publico no crea ni engorda al flujo. El flujo de donde se nutre el Estado , el sector público, la sanidad, la educación, los servicios sociales, e incluso las obras publicas incrementadas sin pudor presupuestariamente o no, provienen únicamente del sector privado y de su añadidos de valor o productividad. Más claro. Solamente de lo que producen empresas, empresarios, profesionales, artistas,  y productores del sector PRIVADO conforman el caudal que cubre los cerros de  gastos de la maquinaria estatal. Incluso los atracos de la corrupción que jamás se devuelven,  y las subvenciones sesgadas, y toda la miseria compra votos de la maquinaria politica,sale del esfuerzo, sudor, desvelos, imaginación, creación, y saber hacer, de los empresarios , profesionales, empleados o creadores  privados. No hay empresas publicas con beneficios, se vendieron por deficitarias y no quedan en nuestro país. No tenemos marcas propias en automóviles ni en prácticamente nada. Turismo, pandereta y paella es nuestro ariete de choque.  Una vez esto sentado, yo me pregunto: Porque la demonización , el control exhaustivo, el acoso hasta conseguir el cierre, el ahogo, la asfixia y el machaque de la clase empresarial. La mas sufrida del mundo occidental al tener que soportar decenas de derechos a los trabajadores de los que el Estado se desentiende sumados a las tasas impositivas más altas del mundo. Con hasta 60 dias netos de vacaciones y prebendas sin limite, casi todas con origen en el denostado Franquismo. Obligados retener obligatoriamente, como vulgar  recaudador, a los trabajadores para entregárselos al estado ,un 40% de su salario. Es Empresario es el asesino perverso. Ell estado es "papabueno". Danse paguitas, subvenciones y prebendas.  A los de aquí y a los de fuera, sea quien sea  y se lo merezcan o no. Con el dinero que producen los empresarios se paga todo. Y no contentos, crean un grupo Top Ten de advenedizos, trepas y buscones, que les sirven de brazo recolector de coimas y 10%´s.                                                   NO se engañen, la corrupción es UNICAMNTE institucional.Si el empresario incumple la Ley o las normas, que le caiga el peso de la Justicia. Pero el empresario, la mayor parte de las veces, es víctima del avaricioso y corrupto político/funcionario y cuando no, es su pelele, el que cobra y le paga. Porque, ¿a que los empresarios no firman decretos, ni cambian leyes ni normativas, ni dictan sentencias favorables ni ponen concursos a medida y con CIF o NIF? ¿ A que no? Si no firmara el que puede, no habría corrupción. La justicia los iguala en culpa, pero no es verdad, es solo para cuando deciden encausarlos sea mas facil con responsabilidad compartida.          Así de fácil. Así de simple.

En fin, se que a alguno les aburre oír verdades, y que no son correctas políticamente. Para tener amigos y no ser olvidados,tenemos que callar y dejar que nos esquilmen para mantener su gallinero bien dotado. Sin embargo, por mi no va a quedar, que se sepa y a Reflexionar

1 comentarios:

OFERTAS Y RETOS TURÍSTICOS

Antonio PASTOR*

El futuro dejado a sí mismo solamente, repite el pasado. El cambio sólo puede ocurrir ¡ahora! (Nisargadatta). Pues una de las exigencias tan manida en estos tiempos, tiene que ver con la elasticidad de la demanda turística respecto al precio, especialmente cuando dichos análisis, de la demanda, se hacían sobre mercados concretos, dándonos idea de su movimiento y futura reacción ante la variación de la otra variable.
Alguien dijo una vez: hablar hoy del turismo es hablar del pasado, y creer o seguir pensando que, el low cost es un mal necesario, éste, sigue arruinando al comercio y su entorno. Pero no se buscan nuevas fórmulas, que existen, apostando por la ley del mínimo esfuerzo. ¡Si esto funciona, para que cambiar! No olvidemos que es el cliente quien decide y toma en la red el precio y el destino que mas le conviene. Y el que conviene al sur es el cliente de cuatro o cinco estrellas con alto poder en gasto. ¡Si hay donde gastar, claro!
Pero pocas veces hemos entrado en la oferta, la mejora permanente de la misma y la satisfacción que genera en el viajero, o cliente. Puede que debido a la inexperiencia en marketing relacional, Pues anteponemos nuestro criterio, aseverando que nuestras ideas de mejora y decisiones, son las correctas. Y olvidamos que nos encontramos en un mundo rodeado de sensaciones vacacionales, donde se percibe, qué es lo caro y lo barato. Cubre o no, mis expectativas?
La decisión, sigue dependiendo de cada cliente, o viajero en particular, no de nuestras genialidades.
Nuestro producto, al llegar a un estado de madurez, entra en concurrencia con otros destinos similares que cubren su misma función, cuyos precios pueden señalar diferencias notorias que, al final, determinan su elección o compra en favor de unos y en contra de otros. Entenderíamos entonces que la rentabilidad en las empresas de servicios, y esto no es nuevo, pasa por tener claro quién es mi cliente, qué necesita y cómo podemos cubrir sus expectativas vacacionales. Ser más eficiente, invirtiendo en tecnología, pues ya somos eficaces. Eso sí seguir manteniendo la calidad en el servicio.
Quien no haya entrado en la implementación de las nuevas tecnologías en general, se quedará en el vagón de cola, decía un empresario. Venderemos más a nuestros clientes, cuando aportemos emoción, valor añadido, mejor servicio, inversión, reinventando determinados productos y la renovación del hotel etc. Y ahora sería el momento de actualizar los precios, puesto que el cliente estará dispuesto a pagar.
Pero surge la tormenta! Siendo de interés público el alquiler de viviendas vacacionales, nunca en sustitución del hotel, ¿Quién le pone puertas al campo? Las familias, más propensas a utilizar este tipo de alojamiento, en régimen de alquiler y uso turístico, con las empresas de comercialización y distribución en la red, ¿Cómo organizarían sus vacaciones? Hace dos siglos que esta fórmula existía en la isla, en las mismas circunstancias que las actuales, o tal vez peor. Regularlas, negociar o integrarse en las plataformas de comercialización sería una alternativa por diversas razones: seguridad y garantía, para el vendedor, el turista o el personal, ya sea autónomo o de contrato. También para el propietario del apartamento, habitación o villa, ante posibles incumplimientos contractuales, como anulación de la reserva, traslados, cambios del destino, o un posible producto engañoso. Los ayuntamientos, en especial los municipios catalogados como turísticos, deberían velar con su apoyo, la implementación y el cumplimiento de esa ley.
Y para el resto, ya va siendo hora de cruzar el charco y aprovechar las promociones vacacionales, hacia Iberoamérica, en especial los de la tercera edad. Pues garantizada la seguridad hospitalaria, en destino: R. Dominicana, Brasil, México, superamos uno de los escollos que tanto nos preocupa a los viajeros cuando elegimos nuestras vacaciones.
La mejor victoria es aquella en la que ganan todos. (Salomón).
*Miembro de AIPET.

Publicar un comentario