COMUNISTAS


COMUNISTAS DEL ORBE.  L SorianoCommunist-manifesto.png

Ya daríamos muchos mucho por saber que opinaría don Carlos Marx, judío oriundo y bastante lúcido si levantándose de esa tumba Inglesa de Highgate viera las interpretaciones que se han hecho de sus teorías y la que, sin querer seguro,  ha armado en este mundo que sin duda quería cambiar , pero ni se imaginaria el desastre universal que han creado y siguen creando  en su nombre. Seguro que se vuelve a ella del susto y la vergüenza.  El problema de la "religión" comunista y de sus innumerables "creyentes"  es que, como el Ave Phoenix resurge de las cenizas del más oscuro, trágico y perverso de los "incendios" que provoca. Y es que su argumentario es perfecto y muy elaborado. Nadie ha eliminado mas comunistas, que los propios comunistas. Nadie ha sufrido más el "terror rojo" que los propios comunistas. Nadie, ni siquiera el holocausto judío inhumano, ha llegado a cotas de maldad como los comunistas contra ellos mismos. Contra buenos comunistas. Los gulags, las purgas interminables, los campos de reeducación, y las reprogramaciones son chillones testigos.   Recordaba León Davidovich(Trosky);                                                " En aquellos tiempos históricos, con el asentimiento de Lenin, habíamos entregado a Félix Dzerzhinsky la maquinaria de represión revolucionaria para que aplicara sin ley ni cuartel un Terror Rojo capaz de salvar, a sangre y fuego, una balbuceante revolución que apenas se sostenía. El brazo oscuro de la revolución, impío como debía, aniquilo a miles de los que se negaban a ver la desaparición de su forma de vida. Una violencia despiadada la de la Checa de Félix, seguramente excesiva, pero necesaria". Nosotros sabemos de Checas, Bellas Artes en Madrid y La Pedrera en Barcelona, donde no fueron curas, beatos o fascistas los que más la sufrieron sino los antiguos camaradas del POUM, FAI o CNT, considerados un estorbo ya que preferían la revolución a ganar la guerra. Y continua León; "los hombres que Stalin había decidido matar aquel agosto del 36 eran sobre todo comunistas, compañeros de lucha, y el terror Estalinista, perfeccionado en sus persecuciones previas de campesinos, religiosos o la inteligencia del país, parecía traspasar cotos inviolables. La Unión Soviética, legaría al futuro su fracaso y el miedo de muchas generaciones a la búsqueda de un sueño de igualdad, que se habría convertido en la horrible pesadilla de la inmensa mayoría"
En fin, que los buenos comunistas, creen como los judíos que crearon el partido, Marx, León, Zinoviev, Kamenev, y un largo etc., asesinados por Stalin,  que el Mesías todavía no ha llegado por lo que el comunismo real, aun no ha podido instaurarse, por las causas que fueren, ni Stalin, ni Mao, ni Pol Pot, ni Ho-Chi, ni Kim, ni Castro, ni nadie hasta ahora, han permitido que el ideal comunista posibilista se instaure en ninguna sociedad. Por lo que hay que seguir insistiendo, " de fracaso en fracaso hacia el abismo final". Contra esto, créanme, es muy difícil de luchar, e imposible de argumentar. Podría ser cierto que si se lograra una sociedad igualitaria, sin patricios ni plebeyos, domeñáramos el instinto humano, los dirigentes fuesen elementos o seres puros, y nunca fuera necesario imponer las ideas por el "terror impío pero necesario", el comunismo dejaría de ser una utopía de implantación solo en laboratorio.  En atmosfera cero.                     A reflexionar.

(Fuente L Padura)

0 comentarios:

Publicar un comentario