Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador

Comparte o imprime

Coman Pasteles




Comer pasteles

 L Soriano.-


Hay asuntos que son “Malum in se” y otros que son “Malum prohibitum”. La Famosa frase atribuida a  Mª Antonieta de Austria, decapitada por Guillotina en 1793 en la Plaza de la Revolución de Paris, ha pasado a la historia como algo mezquino y perverso. Malum in se.  Ante la hambruna tremenda a que era sometido el pueblo francés, que se manifestaba una y otra vez pidiendo pan, dada sus escasez y restricción , les espetó: “Si tienen hambre y no tienen pan …que comas pasteles”.  Las actitudes de los dirigentes de este país, y los representantes de Todas las Instituciones, desde el Gobierno por acción y la oposición entera por omisión, las Cámaras de Representantes, los Organismos Públicos, Patronales, Sindicatos, Partidos Políticos, dirigentes Autonómicos, Poder Judicial, y la Banca hoy privatizada pero anteriormente en forma de Cajas  adscritas a las Comunidades, son muy parecidas, salvando las distancias, distintas y distantes. Nadie al parecer se da cuenta de que la ola está en marcha y que no se va a parar. Por mucho que se pretenda desprestigiar o asustar con lo que puede llegar, hay dos hechos imparables e innegables.   El primero es que a la gente en general, lo de que le mientan, le fascina. Entre más mentira, más fascinados en que pudiera ser verdad. No se ganan elecciones contando verdades en este país nuestro.                               
En segundo lugar, porque los actuales gobernantes y responsables de la vida pública en general siguen en su mundo imaginario. Fuera de toda realidad. Todos los que viven de lo público que son muchísimos directa o indirectamente, varios millones de personas, diría que unos 4 o 5 millones, que a su vez, embridan a unos 10 millones de personas, no solo no sufren en absoluto el estado de carestía social, económica, de necesidades básicas o imperiosas y de valores, sino que son absolutamente insensibles a los padecimientos del resto de los otros 35 millones de compatriotas.                  Las declaraciones los pierden. Dicen cada disparate falto de todo respeto y consideracion, maxime cuando han sido ellos los culpables de todas las desgracias que nos acaecen.  Posadas, por poner un ejemplo, dice que los viajes deben de ser “discretos”, usease que no tenemos porque saber lo que pagamos. Montoro a la suyo, extorsión y confiscación cuando peor esta la economía, pero del control del gasto que ni lo soñemos. Los de IU y UGT lo peor, y las  patronales varias descaradas, ni intención de reconocer nada ni de terminar tajantemente con nada. Ni los Eres del PSOE, gravísimos delitos donde los haya, ni los Púnicos, ni los Gurtels, ni los Pujol o Más, ni……….. Nada de nada.      NO hay voluntad de corregir y menos de castigar porque todos están "conchabados", y sus respuestas exquisitas, respetuosas, serviles casi con los ladrones, solo apuntan a complicidad alevosa. El éxito tiene cientos de padres, así como el fracaso es huérfano de solemnidad. En este caso, el que venga por malo que sea, será “a pesar de el” y gracias a los que practican el inmovilismo más letal que les habran hecho el trabajo. No hay en la historia ninguna revolución o cambio radical en que los ocupantes de los poderes públicos, hayan visto venir los sucesos y les hayan puesto remedio parándolo a tiempo.  Persia, Grecia,  Roma, Al Ándalus, Mexica de Cortes, Francia, Turquía, Rusia, China, Alemania, Cuba. Cuantos ejemplos más se pueden poner de gobernantes ciegos incapaces de ver que el mundo se les hundiría sobre sus cabezas. Y  ellos continuaban a lo suyo, incapaces de ver las consecuencias de sus actos, incrementando la prepotencia o la represión hasta que como a Calígula o a Maximiliano, le llega la hora de rendir cuentas. Lo malo es que en los sistemas de apariencia democrática, los que pagan la factura son los ciudadanos no los gobernantes que normalmente escapan con la bolsa llena a la molicie del ocio disfrutando los réditos de su Rapiña. ¿Cuando gobiernan para el bien de los administrados, si  no tienen tiempo más que para las tramas de sus complicadas redes de latrocinio? ¿Qué estamos haciendo, permitiendo que nos despojen de nuestros bienes, que nos sacrifiquen por generaciones y que nos conviertan en “esclavos modernos” de un sistema del que es imposible escapar y en el que siempre perdemos nosotros y ganan ellos? ¿Por qué consentimos votándoles para que se sientan legitimados en sus fechorías?                                      Ni pan, ni pasteles. Queremos justicia y democracia real no ficticia. A reflexionar.

0 comentarios:

Publicar un comentario