Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador
Comparte o imprime

focus from Londinium Colonia




FOCUS FROM LONDON.  L Soriano

Motivos profesionales me han traído a Londres unos días prenavideños. Tengo que admitir que soy urbanita y Londinense. Para mí y la conozco desde 1970, es la mejor ciudad del mundo en todos los aspectos.  Y que no tenga mar no me la disminuye. Menudo rio tiene en compensación si falta hiciera. Al llegar a La capital del Reino Unido, fundada por los romanos  en el año 50 de nuestra era como Londinium colonia, es el centro cultural y económico de los países occidentales en Europa.  Los habitantes del  Reino unido, además sienten un gran orgullo de ser y pertenecer al “Imperio”, a la Commonwealth, de donde nadie quiere salirse, y su historia llena de luces y sombras es la historia de Occidente. Londres es una ciudad acogedora, amable al visitante, cosmopolita y organizada. Con un sistema de transporte único en el mundo, en frecuencia y acercamiento, y que además hasta te regalan el billete si se retrasa más de lo debido. Y donde uno se siente respetado, protegido, con derechos. Cierto que algunas cosas son caras o muy caras, pero para eso la oferta es multitudinaria y al final siempre se encuentra el precio asequible y ajustado a las exigencias y preferencias. No he visto en esta semana un solo local comercial vacio, en se traspasa o en se vende. Todos además con actividad, extrema o media, pero  continua.  Debo deducir, que la política fiscal es adecuada para el pequeño comercio, que sobrevive muy bien a los grandes centros comerciales abarrotados de compradores, como Selfridges o Harrods, como Harvey & Nichols o Primark o Mark & Spencer  y  Peter Jones.  El Winter Land del  Hyde Park, es algo extraordinario, de limpieza y organización. Ver un papel en el suelo es inaudito.  Y  también debo colegir que los consumidores tienen margen monetario para gastar, ya que al parecer el fisco prefiere impuestos indirectos a recibitos fijos  sea cual sea la situación del ciudadano, importándole una higa si puede pagar o no, como aquí ocurre. El secreto del sistema es crear las bases para que se desarrolle el comercio, la industria, los negocios, el ocio, la música, el teatro o el cine y que los ciudadanos puedan asumirlo, disfrutar de lo que su esfuerzo o ambición les permita sin la abusiva intervención Estatal. Una libertad que mantiene Cromwell road, en homenaje al General campesino que ajusticio al Rey Carlos, y no pasa nada. Que país. Quien pudiera.          Donde los Jeques árabes, los millonarios rusos o chinos, los emigrantes rumanos, paquistaníes, indios, hongkoneses,  italianos,  españoles, gibraltareños, y prácticamente todo el mundo  en general, quieren vivir y disfrutar de la “Pax Britannica”, el último puerto seguro de Occidente en esta parte del mundo. En fin, he sentido mucha envidia, por el orgullo de los ingleses, y por la casi perfecta gestión de sus gerentes. Ni que decir tiene que miles de españoles había, y no solo en sus calles, sino trabajando en sus comercios e instalaciones. Muchachas preparadas, con estudios superiores dignamente empleadas en tiendas de moda, bancos  u oficinas. Jóvenes emprendedores, de  creativos, financieros, bármanes o animadores. La savia nuestra alimenta a Albión. Como la de tantas otras nacionalidades, etnias o comunidades, todas en armonía y en  razonable convivencia. La diferencia en comparativo con nuestros gobernantes es abismal. Con el Rey anterior ni comentarlo. El abraza gorilas mataelefantes nuestro, y la nefasta monarquía que instauro, así como el poco respeto que inspiraba a una gran mayoría no es comparable con la inglesa ni en el forro. Ni que decir de los gobernantes, que dimiten por cualquier gansería, que dan y cuelgan en internet  cada segundo el gasto y el ingreso de las cuentas públicas. Y que jamás quisieron la Unión Monetaria porque no creyeron en este Euro maldito, y que en cualquier momento romperán los últimos lazos con esta Europa y la dejaran caer en su abismo porque  no es nada más que una entelequia, donde UK es un pilar tan indispensable que sin ella, explotara sin remedio más rápidamente. La cuasi inexistente corrupción, la educación, la cultura, la justicia, los impuestos, la energía, las comunicaciones, la organización la gestión, el orden, limpieza, su imagen de marca y de país así como  su patriotismo generoso les aleja tanto de nosotros que ni siquiera merece la pena intentar compararnos. Nos llevan 200 años de ventaja.   Hagamos que algún día podamos siquiera parecernos a  ellos en muchas cosas.    A reflexionar

 

0 comentarios:

Publicar un comentario