Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador

Comparte o imprime

CAMBIOS


AVANCES  Imparables                                                                                    L. Soriano

Muchos inventos han revolucionado al mudo, le han dado la vuelta. La flecha, la espada, la pólvora, el arma de fuego.                                Una curiosidad. El estribo, apenas unas cuerdas donde meter el pie y poder erguirse y pelear desde la firmeza, cambio el rumbo de la humanidad.  En el siglo XIX, la máquina de vapor arruino a millones de empleados. La electricidad mato a la industria de las velas. Los sombreros se acabaron, y así otras muchas cosas.  Así pues y al hilo, Internet ha venido a desbaratar asuntos consolidados y a “pisar” derechos que parecían inamovibles. Cuando oigo a los partidarios Sindosos de que ellos quieren que se pare internet y se cierren paginas, me recuerda a Fahrenheit 451 de Bradbury, a quien copio el facineroso de Moore, con la protesta de aquel.                                                             451º F= 233º Celsius, temperatura a la que arde el papel del libro, narra una historia donde la quema del los libros era el centro donde pivotaba el relato. Como Omar que quemo todo lo que se le puso a mano- Alejandría y su biblioteca incluida-, porque decía- todo lo que hace falta saber esta en el Corán.  Bueno pues, si estos creen que el mundo va a pararse para que ellos sigan mamoneando y rebuscando en las ubres exiguas del presupuesto su elevada supervivencia, están en un error.  Tendrán que ajustarse, como el de las velas o los del Top manta, que ya no tienen nada que hacer. Internet es la electricidad, el automóvil, la maquina diesel o eléctrica, los aviones etc. O es que los caballos incluso no han sufrido de ser imprescindibles para la humanidad a quedar como decorativos, deportivos o curiosidad simple. “No evolucionaron los demás, pues si los demás lo hicieron, que privilegios tuvieron que estos no nos quieren dar”. En fin, se pongan como se pongan los energúmenos del Canon, los sindicatos retrógrados y los Sindosos, no lo van a lograr, aunque tengamos que pasar a la clandestinidad. Viva la libertad. A reflexionar.

0 comentarios:

Publicar un comentario