Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador
Comparte o imprime

Masoc


  Masoquistas y hedonistas Por Lorenzo Soriano
Un masoquista, desde mi punto de vista, es un individuo que encuentra un enorme placer cuando se inflige o  le inflige dolor por otra persona. Al contrario que un sádico, que es quien siente ese placer al infligirlo a otros. El sado-masoquista, goza de ambos, y el Marques de Sade, desde mi punto de vista, está mal clasificado y da nombre a una actividad distante de su tendencia, ya que era más un masoquista que sádico, aunque esta parte de su inclinación era moderada, como muchos seres humanos, que sienten cierto gusto por el dolor moderadísimo en las relaciones sexuales, que les aporta un elemento excitante. Además el Marqués, era un extraordinario escritor de relatos eróticos y más aún un magnífico relator o lector de sus escritos. Un Hedonista, es un individuo que acepta y a veces escoge el dolor y la vía del sufrimiento, para demostrar que es capaz de soportarlo, con lo que de vanidad y vanagloria implica. Presumen de lo que son capaces de soportar.
Es mi opinión, no una percepción, luego fruto de argumentario y por lo tanto rebatible asimismo con argumentos, nunca con disquisiciones.
¿Somos masoquistas o hedonistas? ¿Cuál es la razón de esta pasividad pasmosa ante el desastre que la sociedad entera adopta, votantes, partidos políticos, sindicatos, empresarios, asociaciones y comunidades, está como paralizada, inane, y absolutamente desnortada sin un plan serio y concreto para salir de esta crisis a corto plazo y evitar a medio y a largo que seamos tan vulnerables ante ella? ¿Esperan el santo advenimiento, la “chispa española”, la suerte del ignorante? Fíense de estos y no corran que verán.
Las Corrientes que dan origen al romanticismo alemán Sturm und Drang, traducidas “Tormenta por libertad e ímpetu por empuje”, marcan en la novela las fases de su desarrollo, avanzando sobre la tripleta clásica de “planteamiento, nudo y desenlace”. La obra se convierte en Drama y es su naturaleza, hasta que se derrama la sangre la Anglosajona “first blood”, entonces deviene en Tragedia, y casi siempre es irreversible en sus acontecimientos.
Llego pues a la conclusión que estando afortunadamente aún en el estadio de los dramas, deberíamos unirnos bajo el lema de “si se puede”, y resolver lo que nos atormenta, de la misma manera de cómo nos llegó. Lo que unos votos desarreglaron, otros votos pueden enmendarlo. No deberíamos esperar más. Lo que no sirve se bota, y lo que no funciona se cambia. Hace falta valentía, hace falta dignidad, hace falta desprendimiento, grandeza y magnanimidad. Y puesto que únicamente los políticos pueden resolverlo de una manera rápida y sin grandes cataclismos, apelo a ellos y a su deber de proteger a los ciudadanos, sus electores, más que a sus intereses propios, y puesto que ellos los eligieron para que les dieran bienestar y no dramas que desafortunadamente puedan desembocar en tragedias, cambien la esperpéntica situación a la que estos gobierno-desastrosos- y estos “Llevadores”, nos ha conducido y no parece que quieran, ni puedan enmendar.
Vivan los capaces, que protejan a los incapaces, incluso de ellos mismos, pero que no gobiernen.
A reflexionar.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario