Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador
Comparte o imprime

CRISTINITA


LA LIBERTAD INCAUTADA

Violeta Yangüela

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones (CIADI) es una institución del grupo del Banco Mundial diseñada para propiciar las disputas entre gobiernos y nacionales  de otros estados.

Resulta que Argentina tiene una situación especial por ser el país más demandado en el mundo ante el CIADI con 49 casos sobre un total de 184.  El monto total de las demandas se estima entre 13 mil y 20 mil millones de dólares equivalentes a 6% de su PIB.

En días recientes la Fragata Libertad, el buque escuela de la Armada Argentina con 320 tripulantes, está incautado en el puerto de Tema en Ghana tras un recurso presentado por un fondo que tiene bonos argentinos adeudados y que no entraron en el canje de deuda en default.

Después del default del 2001, Argentina refinanció su deuda pero quedaron algunos remanentes de aquellos que no aceptaron cobrar solo el 25% de lo invertido,  además de una deuda con el Club de Paris por un valor de 6,500 millones de dólares.

El ministerio de Relaciones Exteriores argentino dice que el grupo NML Capital que presentó el recurso pertenece al especulador Paul Singer, principal financista del lobby que opera en la Justicia y el Congreso de los Estados Unidos. Añade la Cancillería que “los fondos buitres han cruzado un nuevo límite en sus ataques a la Argentina y que la medida de Ghana es violatoria a la Convención de Viena sobre inmunidad diplomática”.

Dicen las autoridades del puerto que simplemente cumplen con una orden de la justicia. Exigen  una fianza de 20 millones de dólares para ser liberada.

En septiembre pasado el Fondo Monetario Internacional (FMI) le dio 90 días a la Argentina para que regularice sus estadísticas y la directora Christine Lagarde afirmó en esa ocasión que de no haber novedades, “le sacaría la tarjeta roja”. Por supuesto, la respuesta de la Cristina argentina no se hizo esperar: “Argentina no es un club de futbol, sino un país soberano”.

Previamente la revista The Economist escribió un artículo titulado Don´t lie to me Argentina (No me mientas Argentina) para anunciar que no publicaría las estadísticas de la Argentina por amañar las cifras de la inflación.

En estos días se celebra la Asamblea anual del FMI en Tokio y el ministro de Economía Hernán Lorenzino encabeza la comisión en representación de Argentina.

Pero también resulta que Argentina debe al FMI por concepto de cuota la suma de 3,268 millones  de dólares y tiene “trabados” los préstamos del Banco Mundial para los próximos tres años.

O sea, Argentina vende bonos soberanos, Argentina no paga esos bonos.  Los acreedores recurren a los instrumentos legales para cobrar la deuda y Argentina dice que son unos especuladores que atacan a la Argentina.

Parecería que los que ahora son especuladores  eran inversionistas y que la SOBERANÍA argentina es lo suficientemente válida para no pagar sus deudas y amañar sus estadísticas.

Nota al margen: al escribir el artículo, el Tribunal Superior de Ghana ha rechazado la petición de Argentina de liberar a la Fragata Libertad,

v.yanguela@codetel.net.do

0 comentarios:

Publicar un comentario