Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador
Comparte o imprime


CARCOMIDOS.-  El efecto JERICO                                                                                  http://www.letralia.com/160/jerico.jpg                                                     L. Soriano

España no es un país de corruptos, en todo caso un país de picaros y listillos. Lo que si tiene España es una indecente clase política. Una perversa clase institucional. La corrupción, y sé que me repito, es únicamente Institucional. Sin el que “firma”, no hay corrupción que valga, y “ellos” se han cuidado mucho de ser los únicos que pueden cambiar lo corruptible.                  En España hay una corrupción absolutamente generalizada, pero se da solo en las condiciones que en exclusiva  habitan y conforman  la casta político/institucional. Claro que la frontera entre la clase funcionarial es confusa, las más veces son coincidentes, complementarias y siempre conexas. El resto, la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país son gente honrada, con respeto a las fuerzas del orden y cumplidora de sus obligaciones de todo tipo, más o menos, a la “española”. Los corruptos por comisión u omisión, esto es, la secta político-institucional, desde hace siglos, compra voluntades, y no permite que la mayoría se escape de una semimiseria que les haga imprescindibles. Y a los pocos que escapan, los esperan en la bajadita para despojarles “legalmente” con el BOE y el Juzgado de lo que han conseguido en una imposible carrera de obstáculos. Sin embargo, en su egoísta, desmedida y glotona ambición, como ha ocurrido siempre, esta su final. Están cavando su tumba, y como ellos son iletrados por muchas carreras que tengan estos de ahora, no se percatan de que llevando a la gente al abismo  caerán ellos en el tumulto. Nos sacrificaran a algunos pero no a todos, y nos los llevaremos por delante para defender a nuestros nietos. A nuestros hijos ya no los salvaremos tan fácilmente.

Uno de los factores del éxito del”coletas” de Podemos es que los contrincantes políticos que tiene son débiles, flojos, fofos, asustados. Tienen tanto que perder y la mayoría no sabrían a donde ir si salen de la política y del amiguismo clientelar. “Los Romanos querían ser Barbaros y los Barbaros Romanos”. Además la fuerza negativa que da la conciencia de habernos defraudado, mentido, expoliado, confiscado, insultado, vejado y humillado, les hace que su respuesta sea sin pulso, sin energía. Ellos saben “todas” las tropelías que nos han perpetrado, nosotros solo lo que sabemos, lo demás lo ignoramos. Y eso les imposibilita a defenderse sin llegar a la violencia. Y la violencia expuesta  a  la opinión pública, no es un arma en estos momentos. Así pues, como Josué ante Jericó, las trompetas de cuerno de oveja, que soplaban los sacerdotes, harán derribar las almenas más altas porque no tienen sangre ni savia. Están carcomidas y eso no une sino enfrenta. No se “echaran al monte”. Se delataran, se señalaran, saldrán corriendo temiendo la cólera Divina de la población acosada y expoliada.            Además estamos muchísimos tan hartos que facilitaremos la entrada de lo que sea, con tal de librarnos de esta “tenia o solitaria” que nos tiene delgados y enfermos. Dializados para succionar hasta la última gota de nuestro esfuerzo. Se derrumbaran a la primera embestida los muros de cartón de este país “maqueta”, donde se practica el “pretending” o el  engaño y la simulación. Ya paso en la republica. Los monárquicos, liberales y hasta la derecha más rancia, quería quitarse de encima a ese régimen y a ese Rey que huyo, y le facilitaron el “puente de plata” como al peor enemigo. Y aunque el mal estaba hecho, aquí, si se van, aun tenemos esperanza de acabar  esto sin muertos, y con traumas menores. Si por ellos fuese nos llevarían a la guerra antes de rendirse, y ellos huirían con nuestros tesoros, una vez más, mientras nosotros nos peleábamos de nuevo. Necesitamos un “justiciero” Josué, ya que no dejan que nadie  prospere desde dentro del sistema al corromperlo, contaminarlo y carcomerlo antes de que florezca.       Y como el anunciado Viracocha Inca, vendrá “cualquiera” y tomara el mando, sin resistencia real, mientras todo se deshace putrefacto alrededor. Todo se ha creado para el expolio colectivo únicamente, este  tingladito montado no tiene otra función que la de expoliarnos.     Y entonces ante un leve pero firme empuje  y una voluntad fuerte, se desintegrara todo.  Esa será la Regeneración y de ahí, tendrá que salir el avance y la prosperidad.    Nos tocará sufrir unos lustros por haber sido cómplices necesarios de estos desalmados, pero a final serán exterminados.       A reflexionar.

0 comentarios:

Publicar un comentario