Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador
Comparte o imprime

el nido de la bestia


EL NIDO DE LA BESTIA.                                                                                                         L. Soriano

A veces, las más, la distancia pone las cosas en su sitio, como el tiempo y como el reposo. Creo que la reflexión acerca de nuestros problemas no es clara por la cercanía a ellos, por estar tan encima y tan agobiados con el día a día, por no ver horizonte y necesitar resolver lo cotidiano antes de planificar y elaborar estrategia. Lo urgente desborda a lo importante hasta límites increíblemente desorbitados, dejándonos sin capacidad de reaccionar ni de pensar soluciones para encontrarlas.

El estado o situación en la que se encuentra España en estos momentos, no es casualidad, ni culpa de los americanos ni del BCE de insensata actuación sin duda. Aquí con unos parados reales rozando el 30% y con la economía sumergiéndose a pasos agigantados, con el “buscarse la vida” venezolano por sistema, con los capitales huyendo, con las propiedades cayendo de su valor de adquisición o de estimación oficial en más del 60%, en fin con este panorama, decir que ya se ve luz del túnel vuelve a ser una agresión como la de los brotes verdes. Además, no serviría para nada que repuntáramos en algo ya que se  comerían todo lo que echáramos en el bote porque el sistema es inagotablemente voraz, inútil e incapaz de producir nada positivo salvo su autosupervivencia blindada.

Pero no nos alejemos de las realidades, que no nos “coman la cabeza”,ya que aquí solo hay unos culpables. Los que tienen capacidad de crear o derogar leyes, los que tienen capacidad de juzgar, condenar o absolver con ellas, y los que firman contratos, adjudicaciones, compromisos, prestamos o subvenciones, lo demás es cacharrería mediática insultante. Ganas de faltarnos al respeto.       Aquí no hay al final de la cuerda banqueros mafiosos, empresarios corruptores o delincuentes conspiradores. Lo que verdaderamente hay, la única mafia organizada, es la política y lo que de ella vive; organizaciones, empresas públicas, semipúblicas y mediopensionistas.          La única corrupción es la que proviene de las Instituciones, T O D A S, contaminadas de mayor o menos manera, por acción u omisión, por cometer o por permitir, por perpetrar o por  beneficiarse de ello de alguna manera directa o torcida. Y es que mientras no tengamos claro, que la única manera de salir de esta es llegar al origen de los asuntos, ver donde nace el Nilo de la indecencia y el latrocinio para taponarlo, así como cercenar o dinamitar el nido de la Bestia que amamanta a la corrupta Hidra de miles de cabezas.            Que no nos entretengan con circo y palabrerío, excusas, mentiras e insultos o agresiones a nuestras minúsculas o superiores inteligencias. Está clarísimo que, si un detentante de poder, sea el que fuere, se niega a colaborar, dimite si se siente presionado, o simplemente denuncia los hechos, aquí no ocurriría nada de nada. ¿Qué esto es imposible?, Imposible no hay nada, solo hace falta voluntad, y solamente con intentar mejorarlo bastaría. Pero no hay voluntad POLITICA de hacerlo. Y si, señores succionadores de presupuesto, hay vida después de la política, hay cosas además de la política, prueba de ello es que siguen viviendo de lo que  no es política y asolando el país, drenando lo que no es política produce. Si, si no hay políticos habrá gestores, o habrá administradores civiles o ya se buscara lo que mejor convenga a los intereses de TODOS. Lo que ha quedado meridianamente claro rayano en lo cristalino, es que con la política, con los políticos, con esta payasada de democracia y con estas leyes fiscales con las que nos confiscan, no solo acabaran con el país, sino con la voluntad de ser libres, demócratas e independientes. Y ojo, porque lo que hacen ya provoca , ya llama a la violencia inequívocamente, y se les puede ir de las manos y podemos acabar como todos los siglos, con millones de muertos. Que esto se empieza pero no se sabe nunca como va a acabar.

A reflexionar.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario