Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador

Comparte o imprime

Corazon de Europa

EL CORAZÓN EUROPEO
Violeta Yangüela
Alvin Toffler afirmaba hace unos años que  “lo más evidente es que Estados Unidos y Europa se están separando porque Europa ya no se siente amenazada.  Eran íntimos cuando estaba la Unión Soviética al lado; en cuanto desapareció, los europeos se volvieron independientes.  Creo que la diferencia más grande y que se suele pasar por alto es cultural. Mientras Estados Unidos se afianza en la “tercera ola” la Unión Europea, por su constitución, su política y sus actitudes hacia la tecnología se mantiene en la Edad Industrial”.
Sin embargo, y adelantándose a esas afirmaciones,  en mayo del 2000 el Consejo Europeo reunido en Lisboa - a la que se le llamó “la cumbre del camino al liberalismo”, aprobó un paquete de reformas con el objetivo de la modernización del modelo social.  El eje Blair-Aznar fueron los protagonistas triunfadores.
Evidentemente económica, la cumbre de Lisboa decidió la desregulación de las telecomunicaciones, transporte, gas, electricidad, servicios postales, utilización del espacio aéreo, mercados financieros y reforma al sistema de pensiones con el objetivo de alcanzar en un plazo de 10 años el pleno empleo, acceso al Internet en un proceso de educación tecnológica desde la infancia.
El primer encontronazo de la cumbre de Lisboa fue con Francia por su negativa a la desregulación de energía y transporte al aducir, a través de su primer ministro de entonces, Lionel Jospin, que  esos dos sectores no tenían relación directa con la nueva economía y que sólo podía ser examinada desde una reflexión más amplia de la evaluación de los servicios públicos de interés general y que “representan el corazón del modelo europeo”.  En un artículo firmado por los protagonistas de la cumbre, Blair-Aznar, expresaban que “en el pasado hemos cometido demasiadas veces el error de intentar aplicar políticas sociales que creaban obstáculos para la expansión de las empresas y para la creación de empleo.  Hemos aprendido de nuestros errores.  Pensamos que es una aproximación equivocada y no queremos seguirla en el futuro ni en nuestras naciones respectivas, ni en el conjunto de la Unión Europea”.
Discursos y objetivos que parecían señalar el nuevo rumbo que tomaría la Unión para colocarse con la fuerza y el empuje de un bloque político-económico que permitiera la competencia global frente a los Estados Unidos.
Durante la primera década del tercer milenio, la agenda política irrumpe en el escenario con la ampliación de los estados miembros, la adopción de un marco constitucional con una Constitución de la Nueva Europa que dejara atrás a la Europa de otros tiempos y el debate de una política exterior común como consecuencia de la división interna provocada por el apoyo de unos y la oposición de otros de interferir en el conflicto de la otrora Mesopotamia. La modernización del modelo social fue enterrada.
Al plazo de los 10 años para alcanzar el pleno empleo y de la “cumbre del camino al liberalismo” parecería que el “corazón del modelo europeo” está enfermo y la Unión Europea se convierte en el quirófano con la cirujana Merkel como directora del equipo médico para aplicar los correctivos necesarios. 
¿Cirugía al corazón del modelo europeo?  
v.yanguela@codetel.net.do

0 comentarios:

Publicar un comentario