Friends

                                         Seguir a ReflexionesLS en Twitter                                         Youtube_logo_35Separador

Social Security


SEGURIDAD SOCIAL.          L SorianoManifestación por la Sanidad en Madrid

El Fraude más grande que se da este país nuestro, la pirámide más perversa y falsa al ser de obligado cumplimiento el comprar la basura que nos venden al precio que deciden, y a arrojarnos  lo que les pete en el momento que lo decidan, se llama Seguridad Social. En su nombre se perpetran las mayores fechorías y latrocinios que padecemos todos los ciudadanos de este país, sobre todo, los nativos y autóctonos. La indefensión en este modelo que han prostituido nuestros gobernantes en “democracia” apostillada por ser solo un simulacro de la misma, es de una maldad horrorosa, sin parangón en los rankings de maldad.  Resulta ser que  somos como semicapacitados para algunas cosas al parecer de nuestras lumbreras dirigentes. Así, estos minúsculos personajes todos enfermos del cerebro excepto para el latrocinio organizado, deciden que debemos entregar el  50% de nuestros emolumentos unos y unas astronómicas cifras otros para que ellos “administrándolo”, nos proporcionen sanidad de nivel y un retiro  digno. Ya lo de que ellos lo administren me pone escarpiado el vello del cogote. Les afirmo y aseguro, que, la sanidad española, es en comparación, la peor del mundo civilizado y occidental  teniendo en cuenta lo que pagamos y lo que nos cuesta. Y esto no solo lo puedo argumentar, sino que además es una percepción, ergo,  inargumentable. No solo es demostrablemente cierto, sino que se percibe como cierto y verdad.                                                 Tengo que reconocer y no me duele, que  miles de Sanitarios que dan lustre al sistema en nuestro país con su denodado y magistral trabajo, de altísima calidad técnica y humana, dedicado, delicado y entregado, han tratado de sostener  los estándares  de calidad y humanismo. Y si fracasan es porque la Gestión Pública preñada de politicastros, amiguismo, incompetencia, derroche mezquindad humana, perversión e ignorancia atrevida los hace encallar y convierte en inútiles todo esfuerzo por muy sobrehumano que sea.                                 Al final, lo que queda, son profesionales frustrados, “quemados”, irritables e irritados que dan un trato muy deshumanizado en las atenciones primarias y de especialidad, así como en urgencias donde las escenas son Somalíes o peores. La contaminación afortunadamente no ha llegado aún a la atención de siguiente escalón donde se arriesgan vidas pero es solo cuestión de tiempo y más recortes. También estos héroes sanitarios son algo complices de que lo publico pierda comba, al haber vivido otros tiempos mas rigurosos y con su apoyo impiden que la gestión racional llegue, en vez de apoyar y pedir el control. Mi conclusión es que el estado debería de renunciar a cobrar “obligatoriamente” las cuotas de la SS y dotar de los impuestos ya muy altos las necesidades de la sanidad real y nunca “universal “solo a ciudadanos con historial y aportantes o receptores justificados. Nunca a ciudadanos de otras latitudes allegados por el efecto llamadas de la gratuidad y para todo el que la solicita si cargo ni responsabilidad. Así, una sanidad privada muy controlada y muy organizada por los propios sanitarios que obligatoriamente sean despolitizados. Donde ningún “funcionario” ni político sanitario, debería intervenir, solo conclaves de médicos por especialidades y de sanitarios igualmente, deberían controlar la calidad y la atención de una sanidad privada gestionada eficaz y profesionalmente. Donde haya responsabilidades que en la Pública no hay. Donde se controle el derroche, que en la pública solo es controlado a veces, y donde se controle sobre todo, la cantidad que se destina  y al uso que se destina para que no haya desviación de fondos  otras necesidades políticas cuando son imprescindibles para la sanidad.

Con respecto a las pensiones. La estafa es monumental. Cada año nos cambian las normas, nos restringen los derechos, nos disminuyen las coberturas y nos aumentan las cuotas, así como nos varían los cálculos de nuestras futuras esperanzas de cobro. Bajo la amenaza  siempre de que se colapsara el sistema y no cobraremos pensión alguna,  por lo que si el político nos la paga es a el a quien se lo debemos, no a haber cotizado tantos años nuestro dinero.                                                      Eso sí, ahora debemos de tranquilizarnos ya que dos generaciones llevan sin trabajar ni cotizar más de 10 años por lo que jamás alcanzara el mínimo necesario para cobrar y no cobrara.                           Si esta solución se extiende, ¿para qué cotizar si ya el tiempo vital impedirá que cobremos nada al jubilarnos?  Este modelo de Seguridad Social es asocial e insegura.                                    A Reflexionar

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario