Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador

Comparte o imprime

La Mentira como arma ( Lenin)


LA VOZ DE CÁDIZ, (Vocento)




ENRIQUE GARCÍA AGULLÓ

La mentira en la política

Me refiero al total desconcierto que la palabra mentira tiene en español y su uso en política

07/02/2020



No sé si nuestro director me va a llamar la atención, pero en esta ocasión que me rencuentro con ustedes, después de darle muchas vueltas, voy a escribir estas líneas con «material ajeno», y me explico. Como ven por el título que le he propuesto hoy me quiero referir a la situación tan singular que los españoles estamos padeciendo de nuestros gobernantes, aquellos que por su cargo están más obligados a la ejemplaridad y a la verdad.

No me voy a referir a esos secretos inexplicables del uso por nuestro presidente de las aeronaves públicas, ni a lo de nuestros diplomáticos en la Embajada de Méjico en Bolivia, ni tan siquiera a las rocambolescas explicaciones del ministro con el trance alucinante de la vicepresidenta bolivariana. No, a eso se están dedicando muchos más. Me refiero al total desconcierto que la palabra mentira tiene en español y su uso en política.

He abierto el diccionario de nuestra Real Academia y mentira puede ser la «expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente», «aquella cosa que no es verdad», «expresión o manifestación contraria de lo que se sabe», simplemente, «la acción de mentir» o «corregirse alguien a sí mismo cuando advierte que ha errado o que se ha equivocado».

Pero si ustedes se van al Diccionario analítico de Casares encuentran también como mentira voces tales como «arana, argucia, berlandina, bernardina, bola, borrego, bulo, bunga, burlas, burlería, calumnia, coba, comento, conseja, cuento, chapucería, chisme, choba, disimulo, droga, embrollo, embuste, engaño, error, exageración, fabliella, fábula, falacia, falordia, faloria, falsedad, farsa, filfa, fingimiento, gazapa, gazapo, guadramaña, guayaba, habladuría, hablilla, impostura, infundio, invención, jácara, macana, mendacidad, mentirilla, mentirón, moyana, novela, obrepción, pajarota, pajarotada, papa, paparrucha, patarata, patraña, patrañuela, renuncio, rondalla, tela, tinterillada, trápala, trola, trufa, volandera»…

Y no les digo nada si se van al Diccionario de uso del Español de María Moliner que, al mismo catálogo, añade además mentira como «aguaje, bluf, borrego, camelo, camote, canard, carambola, copucha, cuento chino, echada, embrollo, engañifa, engañabobos, especiota, fanfarronada, fulla, inexactitud, leyenda, mendacio, milonga, mito, pegote, píldora, rollo, sofisma, tenca, etc…»

¿Y creen ustedes que con todas estas maneras de decir en español mentira se van a sonrojar los que nos mienten? Siempre habrá excusas para explicar que no era una sino la otra.

Enrique García Agulló

0 comentarios:

Publicar un comentario