Seguir a ReflexionesLS en Twitter Youtube_logo_35Separador

Comparte o imprime

la rrazon al campo




Principio del formulario

Final del formulario

LA VOZ DE CÁDIZ


Principio del formulario

Final del formulario

o     

OPINIÓN



ENRIQUE GARCÍA-AGULLÓ Y ORDUÑA - OPINIÓN

Y el campo tiene razón

Europa les limita, la política exterior les ignora, las políticas comerciales los orillan

22/02/2020 



Claro que tienen razón los ganaderos y los agricultores para estar más que enfadados y casi desesperados, claro que tienen razón.

Durante estos días, a lo largo y ancho de España, incluidos los territorios en disputa, están llevando a cabo una serie de manifestaciones como último recurso a fin de que se conozcan sus problemas, se aprecien por la sociedad esos problemas y puedan encontrarse soluciones que palien el deterioro en el que están cayendo nuestra agricultura y nuestra ganadería, sin olvidarnos de la correspondiente industria agroalimentaria ni de todos los sectores que en esta situación sean complementarios, como los veterinarios, la farmacia animal, los abonos, los fertilizantes, los carburantes, las industrias que producen maquinaria o utillaje y todo aquello

 que se genera en torno al sector agrario o pecuario, pongo por caso.

¿Y qué es lo que por ellos está haciendo el Gobierno? Que cuando el Ministro de Agricultura fue a Extremadura les pasó lo que les pasó. Que cuando la ministra de Trabajo les citó, les desconvocó el vicepresidente Iglesias. Que cuando piden entrevistarse con el ministro de Agricultura, les contesta el de Fomento y la de Trabajo les dice, que, ¡hala, a la calle a manifestarse, que aprieten! Eso, además de tener que escuchar de un máximo líder sindical que son algo más que cavernícolas, socialmente hablando.



Y tienen razón porque, en estos últimos años, les está viniendo encima una política intervencionista desde la Unión Europea de aúpa y un abandono del Gobierno, entiéndase, Agricultura, Industria, Comercio, Asuntos Exteriores, etc., de los de manual. Europa les limita, la política exterior les ignora, las políticas comerciales los orillan. ¿Qué les queda?









Ha debido de ser tremendo el impacto en su ya desolado desánimo las últimas noticias de la Unión Europea que, a lo largo de todos estos pasados años, ha venido interviniéndoles sin freno alguno para que se eliminaran determinados cultivos o distintas explotaciones ganaderas de tan diversas circunstancias y obligándoles a «ser compensados» por los designios marcados en la burocracia europea, a lo que se han tenido que ir acostumbrando debiendo así cambiar sus propias iniciativas y someterse a ese reparto burocrático de subvenciones. Y, ahora, otro hachazo más.

Y, ¿saben que les digo? Que tienen razón, muchísima razón. Además, sin desmerecer la globalización del mercado, es que se enfrentan a mucha competencia difícil de encajar. Uno ve que cantidad de cosas vienen de fuera. Y que en algunas se dice de dónde vienen y, en otras, no, porque en los cartelitos de las estanterías de los comercios del ramo, nada se indica.



Pero es que si se profundiza en la lectura de las etiquetas se descubrirá, por ejemplo, que los pimientos del piquillo que más baratos se venden suelen ser de origen peruanos, que las lentejas del «súper» son del Canadá, las habichuelas de Argentina, los cacahuetes de China o de Estados Unidos, los pistachos de Irán, los kiwis de Nueva Zelanda, las patatas de Francia, las naranjas de Brasil o de Sudáfrica, las gambas de Turquía o los langostinos de Ecuador, y eso sin olvidar frutas, legumbres y verduras del cercano Magreb. Bueno, lo último que he visto en un súper con nombre francés es una crema de verduras mediterráneas que dice en su etiquetado «puede contener ingredientes de la UE y… ¡¡¡de fuera de la UE!!!».




0 comentarios:

Publicar un comentario